Los 5 Mejores Remedios Caseros para los Resfriados

Llega el otoño, las lluvias, el frío y aunque protejamos a nuestros niños, al final llegan los resfriados. En Crecequetecrece hemos pensado hacer un compendio de remedios caseros para evitar / paliar / sobrellevar lo mejor posible los catarros y resfriados que nuestros niños vayan recopilando a lo largo del año. Como siempre, todo lo que comentamos en Crecequetecrece son opiniones y si nuestros peques se ponen malitos, siempre, siempre, siempre,  lo primero es ir al médico. Comenzamos con algunos truquillos.

“Nuevos” remedios caseros: El Caldo de pollo

Ahora los científicos nos dicen que la abuela estaba en lo cierto… Está bien saberlo… Parece que la sopa de pollo puede contribuir a mejorar los síntomas del resfriado en muchos sentidos. Os parecerá una tontería, pero la inhalación del vapor puede ayudar a aliviar la congestión nasal. Además, bebiendo cucharadas de líquido conseguimos evitar deshidratarnos. Y algunos defensores dicen, incluso, que la sopa puede aliviar la inflamación. Si, si, aunque suene aventurado se comenta que algunos investigadores han descubierto la sopa de pollo tiene propiedades anti-inflamatorias en el laboratorio, aunque no está claro si este efecto se traduce al mundo de los resfriados. Nosotros por si acaso, una sopita para cenar…

Un clásico de los remedios caseros: La jalea real

La jalea real es una secreción que elaboran las abejas, de que tiene un color blanquecino y cuyo sabor es ácido y ligeramente picante. Es lo que comen las larvas de la colmena durante los primeros tres días y la reina durante toda su vida. Se procesa a través de las glándulas hipofaríngeas de las abejas obreras con la miel, el néctar y el agua que recogen del exterior. La abeja reina, debido a su alimentación exclusiva de jalea real, alcanza el doble de tamaño que las obreras y llega a vivir hasta 5 años. Las obreras, por su parte, no sobrepasan los 45 días de vida. Con estos antecedentes creemos no puede ser malo, aunque no recomiendan tomarla de forma continuada. En casa la toma nuestro hijo mayor y la verdad es que los resultados han sido muy buenos.

Vaporizador / Humidificador. Remedios caseros?

No se trata de uno de esos remedios caseros al uso, pero para los que vivimos lejos del mar, en sitios muy secos donde además llueve relativamente poco se trata de un elemento muy importante. Eso por no hablar de las calefacciones y radiadores que resecan aún más el ambiente. Está demostrado que los virus sobreviven mejor en ambientes secos lo que favorece su propagación. Además, las vías respiratorias precisan de una hidratación adecuada, y la inhalación de vapor puede aliviar la congestión en las vías nasales, ofreciendo un alivio de la congestión o secreción nasal.

Para una conseguir elevar la humedad de nuestra casa es necesario una buena dosis de vapor. Para ello podemos utilizar un humidificador de ambiente en frío, o un vaporizador de agua caliente. Diferencias? Pocas. Por lo visto el vaporizador es quizá menos seguro porque puede producir quemaduras. El humidificador hay que mantenerlo muy limpio porque como el agua no hierve, puede convertirse en una fuente de  hongos o bacterias. Otra solución, quizá algo más incómoda, pero también más casera, consiste en sentarse en el baño con la puerta bien cerrada y abrir el grifo de la ducha con agua caliente. La cosa es conseguir humedad, no? Ojo con no coger frío si te da por ducharte.

Las gotas de solución salina. Remedios médicos más que caseros.

El goteo o pulverización de agua salada en la nariz puede diluir las secreciones nasales y ayudar a eliminar el exceso de mucosidad, reduciendo la congestión. Para ello podemos encontrar en el mercado pequeños botecitos de suero fisiológico en monodosis que traen la cantidad justa que nuestra nariz, o la del niño, necesita. Otro de esos remedios caseros de enfermera (una vez me lo dijo una) ideal para usarlo con estas monodosis, es dejar el pitorro dentro de la nariz del niño antes de dejar de apretar. El efecto succión que ejerce el botecito al dejar de presionar se llevará consigo muchos de esos mocos que tanto molestan al pequeñajo.

Cuando los niños son más mayores también podemos utilizar rhinomer ( o similar ), que es agua obtenida directamente del mar en la costa de Saint-Malo Francia (tócate los pies…) que tras filtrarla varias veces consiguen que sea fisiológica y estéril. Lo bueno de este sistema es que podemos encontrar diferentes niveles de intensidad al salir por el pitorro… Así conseguiremos no inundar nuestras fosas nasales más de lo necesario (ni las del niño). Una alternativa a rhinomer, más barata y que funciona igual de bien (o mejor) es sterimar. El líquido sale muy suave y mucho más difuminado. Desde aquí lo recomendamos.

La nobleza de los remedios caseros. El zumo de naranja.

Con el caldo de pollo, probablemente hablemos de El Rey de los remedios caseros. Las vitaminas son nuestras amigas. En particular la C. Siempre sienta bien un buen vaso de zumo de naranja pero sobre todo en esta época, cuando comienza la temporada de esta fruta tan estupenda. Por la mañana, en nuestra casa no falta un vaso de zumo para cada uno. Y para los niños… recordad el dicho de nuestras madres “tómatela rápido que se le van las vitaminas…” Y ahora además, con la crisis, podéis encontrar ofertas estupendas para pedirlas a través de la web. Recién recogidas del árbol.

Estas son las que hemos conseguido juntar, pero seguro que hay muchas más, incluyendo algunos remedios caseros como la famosa cebolla en la mesilla… Os animáis? Somos todo oídos.


Print Friendly

One thought on “Los 5 Mejores Remedios Caseros para los Resfriados

  1. Mari Carmen Reply

    Excelente articulo y muy instructivo. Mis hijos ya han pasado los malos dias y espero no coger otra vez.
    La sopa de pollo y la miel hacen maravillas.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *