Colorterapia. Consejos para Iluminar Habitaciones Infantiles

Se conoce como colorterapia o cromoterapia a los distintos métodos para mejorar el estado físico y mental de las personas, basándose en los reconocidos efectos que los colores producen sobre ellas. Por este motivo el color es una de las elecciones más importante a la hora de preparar o renovar una habitación infantil y por supuesto, adolescente. De hecho, un niño tímido o introvertido se puede motivar a través de colores brillantes e intensos, y un niño o niña de carácter inquieto se puede relajar con tonos neutros y suaves.

En cuanto a la edad, hasta los 3 años, los expertos en colorterapia, recomiendan utilizar colores suaves frescos y relajantes como azules o verdes, aunque sea una habitación para niña, o en este caso, un rosa muy suave (el rosa en tonos fuertes no es muy recomendable, especialmente en menores introvertidas). A partir de los 3 años, cuando la habitación se comienza a transformar para introducir muebles de niño/niña más mayores, cunas por camas, cambiadores por cajoneras, etcétera, es hora de añadir algún toque de color más vivo o brillante. Naranjas y amarillos son especialmente interesantes porque favorecen la creatividad y la concentración a la hora de comenzar a centrarse en ejercicios escolares. A partir de los 12 años, aproximadamente, los tonos neutros como el blanco y la escala de grises dan un aire más moderno y “de cambio”, o paso hacia la madurez. Asimismo, toques de colores vivos como el rojo, el violeta o verdes y azules intensos, según el ambiente más cálido o frío que se quiera conseguir, les ayudarán a forjar su carácter y su personalidad de adulto.

Colorterapia y el color de la luz. Su influencia en el estudio.

Igualmente importante es el hecho de que el estudio y la concentración también se favorecen con el color de la luz utilizada. Esta conclusión sobre colorterapia, se demostró hace un año, tras el estudio piloto divulgado por Philips y la Universidad Nebrija titulado: “La influencia de la luz en el rendimiento escolar”, realizado con éxito entre alumnos de 5c, de Educación Primaria, y que centros educativos públicos ya han comprobado a través de la solución de iluminación SchoolVision de Philips para Colegios.

Se trata de una solución sencilla que permite a los profesores, con el uso de estas técnicas de colorterapia, controlar el ambiente de la clase para crear la atmósfera idónea, según el momento del día o la lección. Su principal conclusión es que este sistema tiene un impacto positivo tanto en la rapidez y comprensión lectora como en la participación y concentración de los estudiantes en clase, siendo una iluminación adecuada, uno de los principales factores que influyen en el rendimiento escolar. Así, los alumnos más motivados y con mejores estrategias de aprendizaje muestran un aumento del 20% en las pruebas de comprensión lectora con respecto al resto. De la misma forma la colorterapia afirma que se influye sobre la atención y concentración en el alumno.

Otros países como Alemania, Holanda, Singapur y Estados Unidos también han observado el efecto de la luz en el rendimiento académico valorando la motivación, la concentración y la atención, la comprensión y la rapidez lectora. Los datos obtenidos tras utilizar SchoolVision en clase son consistentes y positivos en todos los casos. “En el estudio de Alemania, por ejemplo, se ha observado que en las clases donde había una agitación motriz demasiado elevada de los alumnos hubo una reducción de un 76% de la hiperactividad en clase, al mismo tiempo que aumentaba en un 45% la concentración de los niños, reduciendo la frecuencia de los errores, y en un 35% la velocidad de lectura”, afirmó Mar Gandolfo, Responsable de formación de Philips Lighting Academy.

En esta investigación española sobre colorterapia, se ha detectado que dicho sistema de iluminación ayuda a los alumnos con un ritmo más lento de aprendizaje “Hemos comprobado que los niños que leían más lento mejoran su rapidez lectora y que los buenos estudiantes lo son independientemente de la luz que tengan. No obstante, por la observación directa de los profesores, todos los niños, tanto los que tienen lectura lenta como los que tienen lectura rápida, están mejor en clase, se comportan mejor, son más activos y están más concentrados”, explicó Carlos Cachán, profesor de la Universidad Nebrija y director del estudio de colorterapia, piloto en España. El sistema SchoolVision permite cambiar la iluminación en función de la actividad que se va a desarrollar en el aula y del momento del día. Según el estudio piloto realizado en España, los alumnos prefieren las luces de Energía y Concentración.

Foto gracias a kiki-follettosa

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *