Esquiar con los Niños: Un Estupendo Plan para el Invierno

Las estaciones de esquí actuales te ponen muy fácil irte a esquiar con los niños. Vence esa pereza y el temor al frío y lánzate con tus hijos a la montaña. Muchas de ellas están equipadas con servicios especiales para que los peques se familiaricen con la nieve mientras los mayores aprendemos a esquiar. En Crecequetecrece te explicamos todo lo necesario.

Este deporte, en plena naturaleza, es saludable y muy divertido. Si alguna vez has subido a la nieve con tus hijos, te habrás fijado en su caras de felicidad. Pues si le gusta, ¿por qué no le dejas que pase de las simples formaciones de bolas y muñecos a aprender a deslizarse con los esquís? Además de ponerle en contacto con la naturaleza, el esquí es un deporte que le servirá para fortalecer los músculos, el corazón y los pulmones, y le ayudará a aumentar las defensas de su organismo. Es también un buen método para que mejore su equilibrio y coordinación. Además subir a esquiar con los niños os servirá para compartir buenos momentos en familia. Anímate, próximamente comienza una buena época para probarlo, ya sea durante un día o aprovechando unas cortas vacaciones.

Esquiar con los Niños. Guarderías Blancas

Si eres de los que están habituados a este deporte sabrás que actualmente la mayoría de las 28 estaciones de esquí que hay en España tienen servicios especiales para que puedas ir a esquiar con los niños. Te hablamos de guarderías, jardines de nieve o remontes infantiles. Pero si no conoces demasiado este mundo, pon atención a todo lo que os ofrece a ti y a tus hijos.

Para que puedas dejar al niño en buenas manos mientras esquías, hay dos tipos de guarderías: las que admiten a bebés pequeños –desde los dos o tres meses– y las que los acogen a partir de un año. Las primeras suelen ubicarse en las urbanizaciones de la estación y su horario suele ser de 8 a 19 horas. Sierra Nevada es la que acepta a bebés más pequeños, desde dos meses; Baqueira Beret los acoge desde tres meses; Formigal, desde cuatro; y Candanchú, Port Ainé y Valdelinares, desde seis. Los centros que admiten niños de uno a tres años se encuentran a pie de pista. Tanto unas guarderías como otras están atendidas por personal especializado. Hay que llevar pañales, ropa de recambio, chupetes y biberones o potitos. En algunos centros hacen comidas para los más mayores. Cuando el tiempo lo permite, salen al patio exterior que tienen y organizan juegos en la nieve para los más pequeños, mientras que a los mayores se les va familiarizando con los esquís, así que ya no tienes excusas para dejar de subir a la sierra a esquiar con los niños.

Equipo para ir a esquiar con los niños.

Abrígale con prendas transpirables e impermeables.
• GORRO De lana. Cuello de forro polar.
• GAFAS Con lentes irrompibles de protección solar total.
• CARA, OREJAS Y CUELLO Poner crema solar con factor protector 25 o superior.
• GUANTES Mejor con puño ajustable
• ANORAK De fibra síntética.
• PANTALÓN Preferible de peto.
• ESQUÍS Tipo carving o esquís y fijaciones. No deben medir más que la altura del niño.
• BOTAS 2 tallas más, con calcetines gruesos. Botas aprèski, opcionales.

Esquiar con los Niños. Jardines de Nieve

Los críos un poquito mayores, de tres a cinco años, también pueden quedarse en los jardines de nieve o parques infantiles que hay a pie de pista. Su horario suele ser de nueve y media de la mañana a cinco de la tarde. Se trata de zonas de juego valladas, con una pequeña pista de poca pendiente donde reciben sus primeras clases de iniciación. Puedes comprar bonos con o sin comida.

esquiar-con-los-niños1

En estos centros, pensados para que puedas esquiar con los niños, las actividades se suelen organizar de la siguiente forma: desde las 11 h y hasta las 12.45 h se esquía (el material lo pone el centro, excepto los guantes, las gafas, el gorro y la crema de protección solar). La comida es a las 13 h, después se descansa un rato y se vuelve a esquiar con los niños. Todo esto si el tiempo lo permite. En caso contrario, los monitores organizan divertidos juegos y manualidades con los más pequeños en una especie de refugio cubierto y calentito.

Servicios de Canguros para esquiar con los niños

Subir a una estación a esquiar con los niños y pasar unos días en familia tiene su encanto, sobre todo cuando dispones de servicios como los mencionados, que te hacen la estancia más agradable y provechosa. Pero también ofrece un pequeño respiro para los padres: por la noche, estos lugares están de lo más animado y es un buen momento para que, ya sin niños, os toméis vuestro tiempo de relax. Por eso la mayoría de los hoteles de estas zonas cuentan con servicio de canguros nocturnos.

Ideas para economizar

• ALQUILER Si no vas a ir mucho a esquiar te conviene alquilar el material (tablas, bastones y botas).

• TARIFAS ESPECIALES Los remontes tienen tarifas especiales para menores de 12 años. Algunas estaciones ofrecen forfaits gratis a los menores de siete años y paquetes familiares con diversas ofertas, como el regalo de una hora de guardería por la compra de dos forfait de adultos.

• FEDERADOS Suelen tener descuentos especiales a la hora de usar ciertas pistas, en algunos casos de un 7%.

• DEBUTANTES Para los que empiezan hay bonos de horas, tarifas de medio día y de todo el día.

• SEGURIDAD Conviene que compres el seguro opcional que se ofrece al pagar el forfait o, mejor aún, una tarjeta de federado temporal (las hay semanales).

Divertidos Tele-Babys

Algunos parques infantiles tienen en su interior un tele-baby. Se trata de un remonte infantil al que los críos se agarran con las manos para subir hasta la cima de la pequeña pista vigilados por monitores. Están pensados para los que se inician en el esquí. En España se acaba de instalar un remonte infantil con unas características especiales: no es un tele-baby como tal, sino una cinta transportadora de unos cincuenta metros, lo que lo convierte en un medio de subida más cómodo y seguro para los críos. Se encuentra en la estación de Cerler, en el Pirineo de Huesca, y es el único de estas características en nuestro país.

Las Clases de Esquí

Vayas o no a esquiar con los niños, sin duda la mejor forma de iniciarse en este deporte es de la mano de un monitor, y si tienes pensado esquiar con los niños cada temporada debes tenerlo en cuenta para conseguir que aprendan a hacerlo de la mejor forma. Los pequeños de cinco a siete años son capaces de aguantar tres horas diarias de cursillo por la mañana y otras dos por la tarde. En la primera semana les enseñan la cuña y con dos semanas de cursillo tu hijo ya podrá deslizarse contigo por las pistas más fáciles. Si tu hijo aún no tiene esta edad, es mejor que esperes un poco, ya que se recomienda que no aprendan a esquiar hasta al menos los cuatro años, cuando ya disponen de un buen desarrollo psicomotriz. Además, aunque a veces se ofertan clases desde los tres años, a esa edad aprenden muy despacio y coincidirás con nosotros en que no es bueno obligarlos a estar más tiempo del que quieren ni a aprender algo que no les divierte. A los cinco años el aprendizaje será más rápido, ya que los niños en esta edad son más estables emocionalmente, suelen tener buena capacidad de adaptación a los grupos de su edad, poseen una buena coordinación motriz y comienzan a ser competitivos. Estas características, según los expertos, permiten un aprendizaje del esquí más fluido, dinámico y seguro. Todas las estaciones españolas disponen de cursos infantiles de características similares.

Disfruta Sin Riesgos

Practicado con prudencia, el esquí es un deporte seguro e ideal para disfrutarlo en familia. Sin embargo, cuando pienses en subir a la sierra a esquiar con los niños, deber tener en cuenta que algunas prácticas, como las caseras bolsas de plástico para deslizarse por la nieve y los trineos, pueden resultar peligrosas. Si piensas ir por libre a pasar un día o un fin de semana en la nieve, protege bien al niño del sol y del frío (ojo con abrigarle en exceso, nieve no siempre es sinónimo de frío), prepárale una mochila ligera que incluya agua y galletas, pon especial atención al elegir sus botas, ya que si son demasiado grandes podrían ocasionarle lesiones en los tobillos, no te alejes de las estaciones, respeta su nivel de destreza y no le lleves a pistas con una dificultad mayor a su capacidad. Y, por supuesto, antes de salir de casa infórmate del estado de las carreteras y llama a la estación para conocer el acceso a la misma y a las pistas. Toda precaución es poca cuando se trata de ir a esquiar con los niños.

Fotos gracias a
limaoscarjuliet
skistar

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *